No son muchas las empresas que llegan a cumplir 60 años. Más aún cuando se trata de una agro-industria argentina. No fue tarea fácil transitar extensos períodos de inestabilidad económica, financiera, política y social. Pero se asume el compromiso de crecer aún en la adversidad no hay dificultades que frenen ese empuje.

 

Al frente de Apache SA, se encuentra Carlos Castellani. Un emprendedor industrial que siempre tuvo en claro la necesidad de ampliar el horizonte agrícola y que fue artífice no sólo del desarrollo y consolidación de ésta y otras empresas sino que trabajó gremialmente para posicionar al sector agroindustrial.

Él, lo expresa de esta manera, “llevo adelante mis tres pasiones: la Familia, la Empresa y la Política”.

 

Volviendo al origen, los primeros implementos fabricados por APACHE tuvieron una aceptación inmediata de los hombres de campo, porque fueron diseñados para responder a sus exigentes necesidades. La familia Castellani, como buenos hijos de inmigrantes, conocían los detalle que sólo los que trabajan con la tierra pueden descubrir.

 

Hoy, los productores siguen eligiendo la calidad y el servicio APACHE, tánto que la han convertido en una de las empresas líderes en la fabricación de sembradoras de Argentina.

El complejo fabril Apache S.A., dispone de un predio de 52000 m2 con una planta para la fabricación de implementos agrícolas, de 19000 m2, una de las más integradas y equipadas en su género, donde además de las conocidas sembradoras produce pulverizadores autopropulsados, mixers, descompactadores, acoplados tolva y la nueva línea de Tractores APACHE SOLÍS bajo licencia Sonalika (India).

 

Impulsado por una demanda de alimentos creciente, y siempre con el objetivo de producción agrícola con esquemas sustentables, la producción de APACHE abastece el mercado nacional y como resultado de una constante actitud exportadora se va posicionando en mercados de América, Europa, África, Asia y Oceanía.

 

Por eso, estos sesenta años de crecimiento sostenido, se festejan con un entusiasmo especial, con el orgullo de haber forjado una marca que simboliza y mantiene en alto las banderas y el compromiso de hacer grande al campo argentino.